Mi amigo Federico

Federico García Lorca y Luis Buñuel. Fuente: Pinterest

Escribir sobre García Lorca es muy complicado y muy fácil a la vez, por todo lo que ya se ha contado sobre su figura y por todo lo que cala su figura en quien lo lee. “Federico tenía un atractivo, un magnetismo al que nadie podía resistirse”, decía Luis Buñuel sobre él en sus memorias[1], y es verdad. Cuando un libro de Lorca cae en tus manos vas con cierta predisposición. Muchas veces esas expectativas te pueden decepcionar pero, aún así, ya hay una curiosidad previa que no despiertan todos los escritores. Muchos dicen que está sobrevalorado. No lo comparto en absoluto. Es cierto que puede haberse creado un mito en torno a su persona, a causa de las circunstancias en las que murió o por su orientación sexual. Eso es otro tema. Sin embargo, su producción literaria está ahí, es algo material y, guste más o menos, en ningún caso se puede decir que no esté a la altura.

Se cumplen 122 años de su nacimiento en Fuente Vaqueros lo que implica que en la mayoría de las secciones de cultura de los periódicos hoy se hable de él. Todos los 5 de junio y 17 de agosto desempolvan su obra para elogiarla. Es un clickbait muy fácil. Sin embargo, siento que leo los mismos artículos año tras año. ¿Qué más se puede decir de Lorca si, aparentemente, ya está todo dicho? Si hablamos en presente, nadie ha tenido la suerte de conocerlo, ya no hay nada nuevo. Repetimos lo mismo de siempre, cambiando algunas palabras y actualizando los años que hubiera cumplido y los que lleva muerto.

Escribir sobre los amigos, como sobre Lorca, es muy complicado y muy fácil a la vez. Buñuel, como he mencionado antes, lo hace bien. En Mi último suspiro da una visión del poeta granadino que solo puede tener una persona cercana. No pretende engrandecer su figura, ni exaltar su obra. Simplemente habla de su amigo. Un amigo que le descubrió la poesía. Un amigo con el que bebía en la verbena de San Antonio. Un amigo que le descubrió la literatura. Un amigo con el que fundó La Orden de Toledo[2]. Un amigo que perdió demasiado pronto.

Discutieron cuando Buñuel le dijo: “¿Es verdad que eres maricón?”, aunque se reconciliaron ese mismo día, y cuando tuvieron una “disensión superficial” que les separó durante algún tiempo. Tiempo que coincidió con el estreno de la película Un chien andalou, título que molestó al poeta porque creía que, fruto de esa “disensión superficial”, el perro era él. “Buñuel ha hecho una peliculita así (gesto de los dedos). Se llama Un chien andalou y el perro (chien) soy yo”, cuenta el aragonés en el libro.

¿Qué más se puede decir de Lorca si, aparentemente, ya está todo dicho? Quizá nos resta saber lo que de él dijo su amigo Luis Buñuel: “De todos los seres vivos que he conocido, Federico era el único. No hablo ni de su teatro ni de su poesía, hablo de él. La obra maestra era él. Me parece, incluso, difícil encontrar a alguien semejante. Ya se pusiera al piano para interpretar a Chopin, ya improvisara una pantomima o una breve escena teatral, era irresistible. Podía leer cualquier cosa, y la belleza brotaba siempre de sus labios. Tenía pasión, alegría, juventud. Era como una llama”.


[1] Buñuel, L., (1982). Mi último suspiro. Barcelona, España. Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.

[2] La Orden de Toledo consistía en un grupo de jóvenes que se propusieron ir con la mayor frecuencia posible a la capital manchega  y “ponerse en disposición de vivir las más inolvidables experiencias”.

Publicado por Julia Font

Graduada en Derecho y estudiante de Periodismo por vocación. Twitter: @juliafontg Contacto: jfontgb@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: