Hablar en verso: Enrique Fuenteblanca

Fotografía sacada del libro de José Manuel Rodríguez de la Rosa (@ndelarxsa)

Enrique Fuenteblanca, (Sevilla, 13-04-1996). Escritor y artista multidisciplinar. En 2020 publica su primer poemario-ensayo titulado Des-naturalizaciones, publicado por la editorial Liberoamérica. Ha participado en trabajos documentales para cadenas nacionales y realizado proyectos artísticos como Archivo Basura (2018-actualidad). Sus poemas y fotografías se han publicado en revistas como Zenda, Fron/Teras (Madrid-Portland, 2018) o Caligrama (2019, Madrid). También ha colaborado con diferentes medios de comunicación escribiendo sobre flamenco, arte y cultura contemporánea.

Los poemas seleccionados pertenecen a Des-naturalizaciones. Forman parte de Contra (toda) Estética, capítulo dedicado a la desnaturalización de la mirada sobre las corrientes hegemónicas de la teoría y praxis artística.

Y por qué no una poética

que articule

a los de un lado / a los del otro

partiendo de una idea sencilla:

no tener nombre es no existir

hilando con otra idea sencilla:

quien se encarga de poner los nombres

vela solo por su propia existencia.

Y como el mundo es un espectáculo de fuegos artificiales

propongo arder a ras de suelo

y como el mundo es un océano

propongo llenar de olas el desierto 

para jugar a desvelar mentiras

haciendo hincapié en lo relativo

y en la multiplicidad de significados posibles.

Ejemplo:

/arte contemporáneo es lo que el público decide que sea arte/

o

/arte contemporáneo es el arte que la clase blanca heteronormativa  o neocapitalista decide que es arte/

son dos verdades como puños

o que las personas somos máquinas de producir realidad 

y nos es tan fácil subjetivizar un cuerpo como objetualizar otro

y por eso desmembramos a los que no encajan en nuestra academia

sabiendo que la academia nunca produjo nada más

que una intersubjetividad clasista.

Dicho de otra forma: 

el conocimiento es poder mientras sea el conocimiento  de los más fuertes.

Peor dicho:

lo que yo te diga aquí es verdadero si lo digo usando

el lenguaje hegemónico

académico

pero si exclamo:

el conocimiento te hará libre

lo que digo en el fondo es que no pensar 

como dicta nuestra cultura es motivo suficiente

para que seas una rata.

Por esto el lenguaje es también una estructura que

excluye, moldea y digiere

por esto la cultura es también una estructura que

excluye, moldea y digiere

por esto la política es también una estructura que

excluye moldea y digiere

cabe preguntarse:

¿cuál debería ser nuestro nuevo campo de operaciones?

Defino:

campo es el lugar intersubjetivo en el que se establecen relaciones

al margen de la estructura de poder actual.

Defino:

campo es verde y poroso, llueve y da comida.

Defino:

definir me aleja o me acerca

a los unos / a los otros

*

Saco del campo la tierra y pienso que la voz impera por encima del discurso.

La Periñaca, hablando de su cante, dijo: cuando canto bien, la boca me sabe a sangre.

/ ¿Por qué no exportar este modelo al mundo? /

/ ¿Por qué no exportar este modelo al mundo? /

*

A aquellos que quisieron hacer del mundo un lugar aséptico

les diría que lo que necesitamos es un contexto

repleto de colores

vivos o muertos

bellos o feos

pero orgánicos y que reclamen 

la importancia de nuestros cuerpos

mientras se asesina en silencio

una y otra vez

al incidente

porque el cubo blanco solo es el intento

de esterilizar nuestra identidad

y de dirigir el pensamiento como un torpedo 

pero tarde o temprano estallará y manchará todo de rojo regla

y de un nuevo semen amarillo

que emplume al pájaro cansado en la jaula

porque el cubo blanco no es más que la estructura 

creada para imprimir un orden sobre los seres 

incapaces de procrear fuera de la entropía

cube cad

bilyy kub

kubo zuria

Bárbara Krueger y las palabras llenas de rabia de

los que se prenden fuego

Vladimir Tatlin y las canciones ebrias

de los revolucionarios muertos

mil palabras que no caben en la blancura de un cubo

el horror de lo que oculta el blanco

y de lo que no contiene

mi contradicción cuando siempre quise 

una casa minimalista y blanca

siendo yo una explosión de metralla

y el revelado de la luz sobre el papel intacto

mi casa será rosa y llena de animales vivos

o será negra como una cueva

será un espacio propositivo en el que los colores

serán un torbellino de libélulas

devorando los cuadros que no supieron representar

a los que reclamaron una voz

y las paredes blancas que taparon la cara

de los que no encajaban en su discurso.

Publicado por Enrique Fuenteblanca

Escritor y artista multidisciplinar. Ha publicado el poemario-ensayo Des-naturalizaciones (Liberoamérica, 2020) y desarrolla las máquinas artísticas Archivo Basura y M.A.P.A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: